¿Qué buscas?

domingo, 23 de septiembre de 2007

LA NOCHE EN BLANCO

Hoy me he encontrado con lo que ya esperaba. En todos los medios han dicho que La Noche en Blanco fue un rotundo éxito.

Desde aquí exijo que descuenten de su millón y medio de asistentes la unidad perteneciente a mi persona ya que considero que La Noche en Blanco fue un fracaso absoluto y un desastre organizativo.

A las siete y media estaba como un reloj en la puerta de la Bolsa de Madrid esperando la inmensa cola que daba la vuelta a la manzana. Cuando a las ocho y veinte nos comunicaron que NO había localidades (recordar que el evento debía finalizar a la 1.30 de madrugada según programa). La gente se fue con bastante mal humor. Sería cuarenta minutos más tarde cuando mi mosqueo se incrementó al saber por teléfono que Gallardón había dado el discurso inaugural animando a los madrileños a salir a la calle. Efectivamente habló con propiedad porque para entrar a cualquier propuesta bajo techo tenían que esperar colas inmensas y como habíamos vivido en propias carnes la mayoría no tenían aforo para la gente que asistió así que se "echaron a la calle" y en la calle se quedaron.

Todavía más penoso fue el intento desesperado de disfrutar de las opciones al aire libre. Mis respetos al tipo que organizó el casting para tremendas tonterías que poblaron Madrid. Los Pet Shows de Recoletos eran peor que los hippies del retiro, El Canto de las Sirenas de Colón sonaban peor que yo tocando una tuba, los Performances callejeros eran cutres y miserables, Los esponsales de Cibeles y Neptuno parecía sacado de Juvenalia más que de una apuesta cultural, las luces de Plaza de España fueron indescriptiblemente patéticas y lo de la Puerta de Alcalá no era más original que lo que hubiera hecho un señor con una máquina de humo normal y corriente… y bueno, mi favorito es el escenario itinerante de Sing Star de la PlayStation que recorrió las calles. Creo que discrepo de su concepto de cultura.

Vender que La Noche en Blanco agotó las entradas no significa que fuera un éxito. Según mi punto de vista es un desastre. No puede ser que actividades que terminaban a las 5 de la mañana tenían agotadas las plazas desde las 9 de la noche. Un éxito es que todo el mundo pudiera visitar lo que quería de forma ordenada y organizada.

Más bien de chapucero calificaría tener que cancelar los eventos del Matadero por su exceso de público por motivos de seguridad. ¿No eran estos al igual que la bolsa o las visitas guiadas de la Plaza Mayor de invitaciones limitadas? Dado que en las dos primeras me quedé fuera me alegro de no haber decidido desplazarme hasta este emplazamiento o hubiese hecho triplete. O los cortes de las filas del Teatro Real una hora antes de su cierre. O que los Madrileños desconozcan que El Prado y el Reina Sofía abre gratuitamente un día a la semana (que hubiese acortado la espera de más de tres horas que aguantaron los ciudadanos)

Es gracioso que en mi periplo por las calles no viese al alcalde que ha aparecido en la prensa fotografiado en algunas de las instalaciones ¿no hizo colas?. Pero también es anecdótico que a la Salida de los eventos del Circulo de Bellas Artes nos encontrásemos con una sonriente Ana Belén saludando a los que salían de la obra de teatro que acababa de finalizar.

Efectivamente la gente hizo caso al alcalde y un millón de personas se dedicaron a dar vueltas por el centro despistados y sin poder hacer nada de provecho.

La Gran Vía se inundó de jóvenes que decidieron trasladar la fiesta, la bebida y las broncas a la calle ya que la policía, muy ocupada con las manifestaciones en contra del evento, no impidieron que el alcohol asaltara todo el centro.

Mi enhorabuena al servicio de transportes que organizaron. Una Noche en Blanco necesita un Metro en Blanco. A la una de la mañana cuando decidimos que era imposible alargar la agonía cultural por las calles de Madrid no pudimos llegar a casa por la imposibilidad de acceder al medio de transporte. Las calles peatonales significaron caminar hasta los nuevos puntos de salida de los Búhos que no estaban indicados y hacer largas y espontáneas colas que en muchos casos estaban incluso duplicadas. Una hora me costó salir de allí. Más tarde algún genio decidió llevar policía para organizar a los pobres transeúntes en su ubicación en el autobús correcto. Por supuesto sólo en el caso de los de Madrid capital ya que en Moncloa por ejemplo hubo autenticas batallas campales para coger autobuses que finalmente nunca fueron reforzados. Aunque algunos deberían dar las gracias por haber llegado ya que se reforzó las "salidas" de Madrid pero a nadie se le ocurrió pensar que para salir hay que poder entrar y se colapsaron las entradas y salidas del metro desde las 10 de la noche.

Felicidades. Por lo que sé mucha gente pasó la noche en blanco, básicamente esperando.

4 comentarios:

  1. Pues no veas que caos no? con lo que te costó dar con un papelito de esos para organizarte la noche...

    ResponderEliminar
  2. Me estresa solo de leerlo!!
    Pero en todo esto, que pretendias ver/hacer si hubieras entrado en la noche en blanco? Es que no se lo que es...

    -sieto la falta de tildes-

    ResponderEliminar
  3. ¿Para qué existen los enlaces Maria? Tienes en la primera mención a La Noche en Blanco el programa de actividades y lo que son las Noches en Blanco!

    ResponderEliminar
  4. Vaaaale no te indignes! Que no suelo clickar a los enlaces!

    ResponderEliminar

INSTAGRAM

Publicidad

Lo mejor de lo mejor

Estoy en

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *