¿Qué buscas?

martes, 18 de diciembre de 2007

LOS MISTERIOS DEL BELÉN

Llega la Navidad y con ella los post de análisis de estas entrañables fiestas. En el puente de Diciembre, como hace todo el mundo desde el trastero arrastramos las cajas que contienen árbol, Belén y demás decoración para ponerla en el salón mientras escuchábamos los animados villancicos de Il Divo (Si, esos que tienen tan poco ritmo que te animan al suicidio).

El Belén es una representación del nacimiento de Cristo que se le ocurrió a San Francisco de Asís. Primero sólo tenía una pequeña natividad pero luego la cosa se les fue de madre. Ahora un Belén no está completo si no tiene sus rebaños de ovejas (preferiblemente de tres o cuatro diferentes colecciones originales de piezas que mezclan colores y materiales), sus vacas, cerdos, pavos, conejos y jabalíes (porque todo el mundo sabe que en Jerusalén ha muchos jabalíes por la calle. Es por eso que ahora los Belenes parecen zoológicos.

Otro aspecto que no debemos olvidar de todo Belén familiar que se precie es el río. Un trozo arrugado de papel de plata que debe ser poblado con sus patos, cisnes, gansos y lavanderas hasta la superpoblación absoluta. Si el Belén tiene nivel a parte de estas figuras tendrá un pescador con su caña y su pez-bola de albal incluido.

Una norma básica es asumir que las proporciones en el Belén no son importantes. Las figuras pueden medir entre 3 y 25 centímetros y convivir en armonía. Por eso si tienes una Oca que es tan grande como el pozo, una oveja mutante que le saca dos centímetros al perro que la cuida o un ángel que podría destrozar con su peso el Portal no pasa nada, hay que ponerlo.

Otra simpática norma es que se ha convertido en costumbre introducir las figuritas del roscón de reyes en el Belén del año siguiente. Está muy bien si has comprado un roscón caro pero si se te ha ocurrido hacerlo en la pastelería barata de tu barrio es posible que ese error te cueste tener a Garfield para el resto de tus días sobre una de las casitas o a Mickey Mouse de pastor.

Es fundamental que no se tire ninguna pieza. Si se te ha caído el San José de barro y no se arregla ni con Superglu la Virgen María pasará a ser una pastorcilla que va a adorar al niño. Por eso es mejor no mirar mucho a los pastores ya que habrá varios reyes magos camuflados.

En Cataluña y también en la Comunidad Valenciana se incluye un caganer, originariamente un campesino mandando un fax que en la actualidad se ha modernizado y simplemente defeca en público.


Obviamente se le coloca en la parte más visible del Belén para que todos puedan apreciar la belleza de la figura. Después se optó por hacerlos con rajes muy típicos como guardias civiles, reyes magos, Papa Noel, monjas, jugadores del Barça, negros, legionarios romanos o bomberos. Ahora se hacen reproducciones que incluyen a la flor y nata de nuestra sociedad, el año pasado Leti y el Príncipe (y asombrosamente no fueron censurados y retirados cual El Jueves) y este año el Señor Alonso con su mono McLaren, este con sus huevecillos colgando y todo, una maravilla de artesanía.

Por supuesto es fundamental comprar una figura al año en la Plaza Mayor, para ello debes arriesgar la vida para adentrarte en los puestos luchando contra niños, madres y las cosas que cuelgan de las casetas (que a veces parecen armas mortales). Pero no importa porque comprar una oveja de plástico por el módico precio de 6 € es parte de la tradición navideña.

Una vez colocado todo en su sitio es fundamental para todo Belén con pretensiones que se pongan ciertas decoraciones supletorias como artesanales estrellas pegadas al mueble y la famosa nieve, es decir, harina espolvoreada sobre las figuras con gran dedicación.

Acabado el Belén la discusión es siempre la misma, colocar a tu Rey Mago primero para que llegue antes al Belén pero a nadie se le ocurre decir que en Diciembre el niño Jesús no ha nacido (bueno a Espe se le ha ocurrido este año y lo quitó del suyo) pero los mortales lo dejamos siempre puesto así que podemos disfrutar del niño enano, a veces cabezón y ocasionalmente más grande que la mula del pesebre hasta que lo quitemos de una vez a eso de mediados de enero.

2 comentarios:

  1. Yo aun no tengo ese problema, porque no dispongo de Belén en casa, estoy esperando a que me sobren los dineros, pa comprarme uno de esos bestiales donde las figuritas se mueven, las fuentes emanan agua, y las hogueras imitan el fuego con una bombilla que parpadea...

    ResponderEliminar
  2. Hará ya dos años que mis padres suprimieron este Belén que has descrito :((
    Con lo bonito y grande que nos quedaba!!
    A ver qué año me impongo y lo recupero!

    Qué graciosa tu foto con los cuernos poniendo el árbol!! jaja!
    Yo aún tengo esa peluca rubia de la Plaza Mayor!

    Sólo para informar de las tradiciones catalanas:
    -El caganer se pone en un lugar escondido del Belén, la gracia está en encontrarlo.
    - En Barcelona tenemos la "Fira de Santa Llúcia" (en la catedral) para ir a comprar figuritas y cosas navideñas.

    Este año estaba traumada pq no me gustaba como había quedado nuestro árbol, me ha alegrado saber q es algo general.

    Ah! Y yo tengo/tenía una gallina gigante del tamaño del pozo, que por supuesto tmb ponía jajaja!

    ResponderEliminar

INSTAGRAM

Publicidad

Lo mejor de lo mejor

Estoy en

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *