¿Qué buscas?

lunes, 24 de noviembre de 2008

MAGICK MACABRE

Juanjo, que es un friki, tiene un amor desmedido por la magia. Y yo, que soy una sádica, lo tengo por la carnicería barata. Por eso ante el ofrecimiento de ver Magick Macabre en el Teatro Olympia de Dublín no pude negarme. Después de un rápido vistazo por la web descubrí que era todo tan sumamente siniestro que podía ser ameno y todo.

La verdad es que viendo al acomodador del local, que no sé si venía de serie o lo eligieron a posta para dar miedo, la cosa era espeluznante. Primero por lo rococó del teatro que parecía una sala de colegio y después por los sucesos “paranormales” que acontecieron durante la función.

La historia transcurre en un manicomio bastante truculento. En él está encerrado un mago Daemon Condell (Joe Daly) que en sus ratos libres se dedicaba a matar gente. Así, como hobbie, en plan graciosillo. Por eso cuando se “suicida” el reino de terror continua. La gracia del show es que tiene un guión, es decir, no es una sucesión de truquitos sin pies ni cabeza si no que existe un nexo que une todos los personajes que además fue escrito por Wes Craven. Aunque si queréis tener un dato que realmente de miedo ese es que los productores son los de Riverdance (si, esos tipos pelirrojos que bailan como claque).

En los trucos más bestias el acomodador con pinta de mayordomo de The Rochy Horror Picture Show salía con bolsas para que la gente pudiera vomitar y echar lo higadillos cómodamente desde sus butacas. Me gustaría aclarar que no era para tanto peor los Irlandeses caían como moscas.

En uno de los trucos el simpático asesino parte por la mitad a un payaso algo siniestro dejando a la vista sus vísceras que muy amablemente degusta su sirviente, una suerte de Frankenstein travesti (ole por el buen señor y cómo llevaba los tacones). En este instante un chaval se puso en pie en la fila de atrás justo para desplomarse todo lo largo que era. Desmayado sobre toda la fila ante la atónita mirada de la gente que le rodeaba fue sacado de la sala en bolandas por el acomodador Creepy…

En fin, un show sobre el escenario y fuera de él. Me gustaría saber la reacción del muchacho al ver sobre él a ese señor con frag haciendole el boca a boca...

Pero si hay algo que pudo con mis expectativas fue la aparición de los Oompa Loompas narrando las muertes a manos del psicópata, pero tremendamente sexy mago. ¡Um, qué rico!




5 comentarios:

  1. Eres tan gore.....
    No entiendo a la gente que paga para desmayarse o vomitar. Dime catalina!

    Fybie

    ResponderEliminar
  2. Oyeeee, ¿así que si nos gusta la magia somos frikis? pues ya conoces a dos porque a mi me fascina...

    Hace uno años conocí a un chico que era mago y, entre los trucos de su espectáculo, sacaba a una chica del público (compinche, claro) y le arrancaba el corazón... La verdad es que estaba muy logrado.

    Besotes...

    ResponderEliminar
  3. Nitaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa.... Eres mala, ya no contestas a tus fans.

    ¿¡¿Ya no nos quieres?!?!

    ¿Por qué?

    Asqueroso, este espectáculo. Yo lo prohibiría, directamente.

    La gente es que está loca.

    Como serrar por la mitad a un gato vivo con un serrucho oxidado, con las manos desnudas, no hay nada. Los maullidos del animal a medida que sus tripas se van desgarrando son una bellísima sinfonía. Lamentablemente, suele morir antes de que esté completamente dividido en dos partes, por lo que aún no sé cómo maullaría medio gato. Pero lo sigo intentando.

    ¡Pruébalo! Te gustará.

    Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala. Eres mala.

    ResponderEliminar
  4. Querida catalana mía, comprendo qe tú y tu montaña ignoréis los truculentos caminos de la depravación de las ciudades. nos gusta más un buena traco con apuñalamiento que la ópera...

    Dani, lo siento, pero tanto tú como yo sabemos que eres un friki.

    Alfie. No es necesario que te escriba declarando mi profunda admiración porque de sobra saber que soy tu fan número uno. Además une a eso que soy una vaga integral y me da pereza logarme en ADN, el año próximo lo apuntaré como tarea pendiente, lo juro por Snoopy.

    ResponderEliminar
  5. Ana,dificil y acomodada frontera, desde estar contemplando desde nuestra butaca particular el horrendo penar, ha ser actores principales. Pero sí, se nos educa para que seamos público en una butaca adormidera.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

INSTAGRAM

Publicidad

Lo mejor de lo mejor

Estoy en

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *