¿Qué buscas?

jueves, 6 de noviembre de 2008

PARIS, JE NE T'AIME PAS

Existen dos tipos de personas.

1. Las que van a Paris a ver la torre Eifell y
2.Yo


Y es que es duro ser tan heavy como para que después de un fin de semana no nos acercáramos a menos de 5 kilometros de la mole de hierros cambiándola muy sutilmente por otros placeres turísticos igual o más interesantes. El perfecto turista debería tomar nota de qué hacer si tienes sólo unas horas en la capital francesa para no hacer el ridículo.

1. ¿Para qué emular a Dan Brown cuando puedes imitar a Mr Bean? Es cierto, lo sabe todo el mundo, el rollo Código Davinci está pasado de moda, nadie debería hacerse la kilométrica cola del Louvre o visitar Saint Sulpice. ¡Seamos serios! Hay que hacer algo más glamouroso y menos “sutil”. Nada de la Gioconda, cuadro enano y raquítico, mejor intentar pegar un moco en La Madre de Whistler.


2. Es de vital importancia que todo turista se alimente desde que baja del avión a base de croissants y crepes. Se puede elegir entre crepe dulce o salada en función de sus apetencias personales pero nadie debe salirse de esta dieta. En caso de no querer comulgar con esta tradición es obligatorio abstenerse de ingerir alimentos. Crepe o abstinencia.
3. Si osas pisar una tienda de souvenirs debe ser para comprar la postal más fea que haya o en su defecto para suplicar la muerte.

4. Todo buen turista debe quedarse mirando con cara de lerdo un cartel que indique que el monumento que pretende visitar está cerrado, suceso que aconteció con las catacumbas y con la obra de teatro que queríamos ver.

5. Se debe visitar la Opera sólo si has visto el DVD de El Fantasma de la Opera con todos los extras, en caso contrario no estarás capacitado para la comprensión de sus espacios.

6. Si te pierdes es un hecho que acabarás viendo algún escenario de Amelie.



Datos que debes conocer:

Paris es la ciudad más visitada del mundo. No es que nos guste, es que como cierran a las cuatro de la tarde hasta los parques se tiene que volver a verla varias veces.

Paris es tan caro que cobran por mear “literalmente”.

Paris es tan sumamente pedante que alardea de avenidas y espacios abiertos. El único problema es que es una ciudad fantasma, sal de la zona guiri y estarás más solo que la una.

Ir de compras por los Campos Eliseos es imposible. Hasta en Zara tienes que pagar con partes del cuerpo para costearte el capricho. Si vas a marcarte el farol entra en Louis Vuitton que al menos obsequian con una copa de champán.

Los gabachos aprovecharan la mínima oportunidad para recordarnos las batallitas que nos ganaron, véase el Arco del triunfo, a lo que nosotros les recordaremos que nos tiran las fresas como si eso fuera algún tipo de victoria sobre ellos.

No podrás pasar desapercibido como turista, para ser parisino es necesario oler mal.



Reflexión final… ¿Para que ir a Paris pudiendo convivir en la naturaleza con ardillas y cucas en Bures? Está claro, ¿no?

6 comentarios:

  1. ¡¡¡NITA!!! :****

    Te leo en forma, sí señora. Te leo enamorada del amor: una pléyade de hombres ¡sobrios! y de buena familia te solicitan el teléfono (¿qué pasó?, ¿qué pasó?, ¿alguno lo utilizó?, ¿mojaste, mojaste?, ¿sobrevivió a tu ímpetu vikingo, el pobre?) y ahora visitas la capital de l'amour. ¿Viste al gato enamorado de la mofeta? Anda por Les Champs-Élysées, según tengo entendido.

    Me apunto a lo de CREPE O ABSTINENCIA aunque yo lo ampliaría por CREPE Y ESTATUT O LA MORTE, C'EST LA VIE EN ROSE.

    ¡¡¡¡UN ABRAZO DE PITIMINÍ!!!!

    Y ahora, unas palabras de mi espónsor (yo mismo).

    Tú, bárbaro iletrado y mesetario, ahora es el momento de abandonar tu incultura y adentrarte en los maravillososo océanos de la literatura de ficción. ¡¡Y GRATIS!!

    Descárgate aquí el e-libro recopilatorio de las 10 primeras entregas de mi desafamada novela EN VIRTUD.

    Y luego, ya enamorado sin remedio de mi prosa sin par, sigue sus nuevas entregas en mi mlosc VERBATICA.com.

    Porque sí. Porque mola contemplar el maravilloso espectáculo de la doma del castellano por un catalán. Porque te pica la curiosidad.

    Tirorirori (esto es la sintonía).

    ResponderEliminar
  2. Juro que yo NO soy Oderfla7 de noviembre de 2008, 11:43

    Impresionante la blog-novela del tal Oderfla. ¡Buf! Me he leído las entregas publicadas hasta el momento de un tirón. Aún tengo la piel de gallina.

    ¡Qué sensibilidad! ¡Qué imaginación! ¡Qué prosa! Cómo se nota que el tío es catalán. Y guapo.

    ResponderEliminar
  3. No soporto a los franceses y no me gustó Paris. Supongo que fui en una mala edad, con el liston demasiado alto y desde entonces no he conocido a ningún frances que no sea pedante.
    Como Roma, nada.

    Oderfla, a sus pies! jajajaa!

    Fybie

    ResponderEliminar
  4. Tampoco es para tanto, Federica (Fybie es diminutivo de Federica, ¿no?), pero gracias.

    A ver, la jefa, que se presente...

    Bien, ahora que somos medio franceses quizás deberías borrar este post (por esto de que el jefe de los galos le ha perdonado la vida al nuestro y tal).

    Vive le FRANCE!!!!

    Y la sanfaina de la patrís, también, quetá mubuena.

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno Ana, y todo con mucha razón, jejejej!

    Respecto a la abstinencia o crepes, he de apostillar que los "cruasanes" de allí han sido lo mejor que he probado... Nosotros, como cocinan taaaaaan rematadamente mal los joíos gabachos estos, nos llevamos bocatas y sandwich para las emergencias y, si queríamos variar, entrábamos a un McDonald que por lo menos ya sabíamos qué mierda comíamos...

    Besotes...

    PD: ¿Y no te ha llovido? porque lo nuestro fué apoteósico...

    ResponderEliminar

INSTAGRAM

Publicidad

Lo mejor de lo mejor

Estoy en

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *