¿Qué buscas?

viernes, 30 de octubre de 2009

ESPECIAL SPAMALOT: LLEGAN A MADRID

Dicen que La Gran Vía no tiene nada que envidiar a Broadway o al West End. Técnicamente y aunque nos joroba reconocerlo no es del todo cierto ya que la programación de musicales de nuestro país, a pesar de estar en auge, no llega a la suela de los talones a las de Nueva York o Londres. Pero algo inaudito sucedió la temporada pasada cuando en Barcelona Tricicle estrenó Spamalot, un musical de los Monty Phyon inspirado en la película Los Caballeros de la Mesa Cuadrada. Ganó tantos premios Gran Vía (los premios de musicales de España) y el premio Max al mejor musical de forma tan merecida que no es razonable que tuviera que abandonar la capital condal para acabar en la capital del reino tan pronto con sólo una exitosa temporada a sus espaldas.


Por eso tras la excursión barcelonesa en febrero acabamos viendo sin cambiar de año la producción en Madrid con un ligero cambio de elenco bastante satisfactorio.

En primer lugar hay que decir que existen algunas diferencias en el montaje, algún chiste nuevo e incluso algún matiz en los personajes pero sobre todo hay que hablar de las bajas e incorporaciones.


Se mantiene Jordi Bosch como espléndido Rey Arturo, también repiten su fiel criado Patsy (Julián Fonalvo) y Josep María Gimeno y Jesús García en sus múltiples papeles. Por supuesto el gran mito de Fernando Gil seguirá dando que hablar con su Lancelot pero sus dos compañeros de fatigas son diferentes, en primer lugar Sir Robin es Victor Ullate (Jr, se entiende) que a pesar de su popularidad de Fama no deja de ser un complaciente actor de musicales. Pero sobre todo Sir Gallahad es ahora Ignasi Vidal, el fantástico Nacho Vidal, en su regreso al escenario después de la corta experiencia catódica. Eso en el campo positivo, en el negativo cambiamos a la increíble Marta Ribera por la moderadamente correcta Dulcinea Juárez. Y el incomprensible cambio de “Dios” que antes tenía la ahora etérea voz de Pepe Rubiales y en este caso soporta el endiosado Gran Gyoming.

¿La experiencia?

Como siempre gratificante, divertida, desternillante, muy Python.
Si pueden darse un paseo por las aventuras de estos caballeros locos y sus correrías que incluyen franceses con grandes pulmones, conejos de madera, conejos sanguinarios, vacas voladoras, cocos, golondrinas migratorias y demás patochadas deberían reservar sus butacas.

¡Merece la pena!



3 comentarios:

  1. Yo no la vi en Barcelona y tuve que venir a Madrid, asi que no puedo comparar, pero si digo que sali encantada y feliz, diria poco. La compañia tuvo mucha culpa de ello, pero que gran obra, que grandes actores, que grandes Monty Pythons!
    Relamiendome por volver a verla estoy.
    Que gran descubrimiento hice con muchos actores! Y como me sorprendio Jordi Bosch!

    Isabel

    ResponderEliminar
  2. Aún estoy por ir, no tengo perdón de Dios... aunque sea Wyoming.

    Tengo muchas ganas porque, además, me he enterado por una buena fuente que en febrero cierran, no debe ir muy bien por desgracia. Ojalá que no sea así y el tirón navideño les ayude a prorrogar.

    Es lo malo del humor Python, que no a todo el mundo gusta.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  3. Nooooooooooo, nooooooooooooo. No me dgas eso que me da una depresión y me suicido...

    Bueno, ya sabes que si necesitas un voluntario para tocar le culo a Ignasi me das un toque y lo hablamos XD

    Si te quedas sin verlo merecerás la muerte, mucho más tras lo qeu hiciste con Sweeney Todd.

    ResponderEliminar

INSTAGRAM

Publicidad

Lo mejor de lo mejor

Estoy en

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *