¿Qué buscas?

jueves, 29 de abril de 2010

ESCENAS DE UN MATRIMONIO Y SARABANDA (TEATRO)


Debo agradecer profundamente al Teatro Español semejante programa ya que cualquiera en su sano juicio hubiera separado las dos obras y pasado por caja a pesar de que la lógica impone que la mejor forma de disfrutarlas es, efectivamente, con una suerte de sesión continua a pesar de las dilatadas cuatro horas de programa que eso conlleva.

Escenas de un Matrimonio, o Secretos de un Matrimonio, en el original cinematográfico, es una de las cintas más realistas del director sueco donde se atreve a acercarse a las miserias del lazo conyugal a través de la historia de Johan y Marianne, una pareja que disfrutan de un matrimonio aparentemente feliz tras diez años de convivencia, por desgracia esa barrera fría de coherencia y amor es en realidad pura fachada cuando se indaga en la vida y milagros de la pareja. Sus miserias acaban volviéndose contra ellos en discusiones realistas, conversaciones de cama e incluso escenas de amor explícito con desnudos incluidos que dan una sensación de voyeurismo sentimental en el espectador.

Ingmar Bergman es un retratista de pincelada firme y que confesó en muchas ocasiones que “el teatro es mi mujer y el cine, mi amante”. De esa relación a tres bandas surgen algunos de sus guiones más personales y de dos de ellos separados por treinta años y toda una carrera que dan una butaca de primera línea para observar como ha cambiado la mentalidad en esos años y como el director ha evolucionado.

Marta Angelat (conocida por ser la voz de Angelica Huston, Cher o Emma Thompson) dirige ambas obras y se mete en la piel de la Marianne adulta de Sarabanda. Ella da una preciosa dimensión femenina a las dos obras cuya mayor virtud es una selección actoral de primera línea.

La primera parte de la obra se convierte en una melodía orquestada alrededor de las relaciones más viscerales, de deseos incontrolables y acciones de “juventud” cosa que desaparece en Sarabanda por lo que se hace considerablemente más digerible.

A pesar de haber agradecido en el primer párrafo al Teatro Español su afortunada selección y el incomparable precio si se le puede achacar un cambio considerable y notorio, su título. Escenas de un matrimonio se llama Secretos de un Matrimonio en su versión cinematográfica.

Ese sutil matiz hace que la obra aparentemente se asemeje sospechosamente a una serie televisiva ideada por Jose Luis Moreno cuyo parentesco acaba precisamente en que tiene parejas como protagonistas. Al contrario que Bergman el humor soez y vacío pudo causar la anécdota de la tarde cuando varias viejecitas se levantaron de la platea indignadas ante los desnudos y lo explicito de un diálogo sexual haciéndose cruces a mitad del primer acto.

Sarabanda es una obra diferente. No sólo porque diluye el peso de la pareja protagonista en el hijo de Johan, Henrik, y su nieta Karim con igual entereza y sus propios conflictos morales. También porque el paso del tiempo ha convertido a la pareja en una profunda amistad que les ayuda a enfrentarse con madurez al paso de su relación.

Fantástico planteamiento y una obra personal y maravillosa de pasar cuatro horas y reflexionar sobre la vida, la familia, el amor y las relaciones.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

INSTAGRAM

Publicidad

Lo mejor de lo mejor

Estoy en

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *