¿Qué buscas?

jueves, 3 de junio de 2010

LOS ACANTILADOS DE MOHER

¿Qué tienen en común La Princesa Prometida, Harry Potter y el Príncipe Mestizo y mi última visita a Irlanda? Aunque el nexo de unión puede ser algo “confuso” se trata de un paraje muy cinematográfico localizado en el límite sur occidental de la región de El Burren, cerca de Doolin, en el condado de Clare, Irlanda: Los Acantilados de Moher.

En se denominan Aillte an Mhothair, literalmente, Acantilados de la Ruina, se presupone que por sus cortantes terminaciones y su oleaje intenso que bien podía ser la ruina de cualquier flota bien preparada en un día de tormenta. Pero efectivamente son muy conocidos por ser los Acantilados de la Locura donde el Pirata Roberts persigue a su amada. Y la verdad es que el acantilado es impresionante.

Está en medio de ningún sitio, para acceder se aparca en un pequeño estacionamiento de pago (sin más opciones ya que no hay donde aparcar el coche), la broma cuesta 8 euros excepto si el buen tiempo permite visitarlo más tarde de las ocho y media o nueve cuando cierran las instalaciones dejando libre acceso. Pero es aconsejable realizar la visita con tiempo favorable ya que el viento puede destrozar la visita.

El recinto permite un agradable paseo hasta la Torre O’Brien, La misma fue construida en 1835 de un modo algo visionario ya que su objetivo era poder apreciar la belleza del entorno (y que ahora es un mirador y una tienda de souvenirs.

Los acantilados constan de 8 kilómetros de largo pero sólo una pequeña parte es accesible ya que se ha vallado por la seguridad del turista.

Su altura es de más de doscientos metros de altura. El suelo es de pizarra y con el peso se desprende con facilidad. Además el ecosistema de esta zona hace que Puffins, Razorbills, Gannets y Kittiwakes habiten en las rendijas y sean visibles con bastante facilidad.

No en vano los Acantilados de Moher están nominados a las siete maravillas de la naturaleza.



Para finalizar un último consejo. Si estáis pensando en dormir por la zona os aconsejo el Moher Lodge Farmhouse, la primera casa antes de los acantilados o después, depende de por donde vengáis. Es un encantador bed and breakfast regentado por Mary, una adorable señora que os tratará a cuerpo de rey con unas habitaciones muy bien cuidadas y un desayuno impresionante. Y no os preocupéis que además es muy económico.

2 comentarios:

  1. "Además el ecosistema de esta zona hace que Puffins, Razorbills, Gannets y Kittiwakes habiten en las rendijas y sean visibles con bastante facilidad."... Y sus mosquitos Ana, no te olvides de sus mosquitos... te dejarán siempre un buen sabor de boca... XD

    ResponderEliminar
  2. Mierda, vale, lo reconozco, me comí un par de mosquitos gigantes porque el irish breakfast no era suficiente para mi apetito. ¿Contenta?

    ResponderEliminar

INSTAGRAM

Publicidad

Lo mejor de lo mejor

Estoy en

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *