¿Qué buscas?

jueves, 15 de enero de 2015

La polémica de la puerta del garaje

Sabía - firmenete- que esto de inaugurar la sección de Aquí no hay quien viva me iba a dar mucho tema para el blog. Es lo que tiene vivir en un mundo rodeado de gente que se cree... bueno, sinceramente no sé lo que se creen, pero vamos, que super importantes seguro.

Hoy volvía de la compra y una "mierdamonovolumenfamiliarblanco", esos coches que parecen tanques que claramente se compran las familias en cuanto tienen un hijo porque un coche normal no es lo suficiente para sus churumbeles, se ha parado delante de la puerta del garaje, la puerta se ha cerrado, la he abierto, se ha vuelto a cerrar, la he vuelto a abrir, y ya hasta las narices estaba a punto de recular para entrar por la otra puesta cuando por fin se ha movido.

Bien,... claramente perder cinco minutos de mi tiempo es lo que quería para hoy. Es que me sobran, sabes. Bueno. Bajamos y cuando estaba cogiendo mis bolsas estoicamente se me acerca la chica y me dice. "Perdona, ¿Tú no esperas a que se cierre la puerta?" Cara de perdona, ¿es en serio? Eso que estabas haciendo no era joder la marrana, era hacer que se cerrara la puerta (tres veces) para que no te robe las posesiones más preciadas... Me quedo mucho más tranquila y mi concepción de tu inteligencia ha mejorado mucho. Y me alegra saber que sois todos ihguales porque no es la primera vez que me lo hacéis. sois taaaaan seguros. El resto de la conversación siguió en la línea de Muchachada Nui.


- Pues si, mira. Veo que no venga nadie detrás mientras avanzo a la rampa. Y no obstaculizó el paso.

- Es que en la reunión de la comunidad dicen que hay que hacerlo.

-Me parece fantástico. Por eso no voy a reuniones de la comunidad. Y un poco de psicóticos, porque si quieren pasar lo van a hacer, y dado que no conozco a nadie de esta comunidad mi investigación sobre los ocupantes de los coches que pasen detrás mío no son muy útiles.

- ¿Y cuanto llevas viviendo aquí?

- Dos años.

- Uy, eso es un montón para no conocer a nadie.

- Bueno, cada cual tiene sus horarios y sus cosas, no tengo intención de conocer a nadie . - y más después de esta conversación de besugos. De hecho me alegro de no haberte conocido antes.


En fin, la cosa ha terminado abruptamente porque sinceramente ya le he comunicado que si alguien quiere pasar detrás mío no se lo voy a impedir, no me voy a enfrentar a quinquis y soy una madre con un niño pequeño así que a priori soy la primera interesada en no dejar pasar delincuentes.

Y debo reconocer que mi intención de no ir jamás a una de esas reuniones de vecinos programadas los viernes por la tarde cuando las personas de horarios normales pueden asistir no le gustó un pelo... Está claro que soy una incomprendida.

De todos modos hay cosas que no entiendo de esta gente. Un señor llegó a proponer que pusieran detección de matrículas en la puerta del garaje. Como lo oyes. Y yo siempre pienso que si vivieses en la Moraleja lo puedo comprender pero al habitar en el fin del mundo en unos pisos malos y desangelados aquí lo único que hay en un poco de ínfulas de grandeza mezclado con poco cerebro y ganas de tirar la pasta. Otra de las cosas surrealistas que se aprobaron en junta fue poner los sensores de luz, esos que se encienden solos y son caros e innecesarios. Porque claro, qué prefieres ¿una derrama para poner luz o irte de vacaciones? 

Bueno, después de lo de cambiar las puertas del trastero claramente las resoluciones de la junta de vecinos son lo mas parecido a los consejos antiviolaciones del PP. Es decir, tontadas.

En fin... 

Por cierto, si se pasan por esta zona queridos ladrones no se corten y visiten a todos mis vecinos, que por sus medidas de seguridad deben ser súper ricos, pero absténganse de venir a mi casa a no se que quieran venir a darme uno de sus lavavajillas o algo útil,... Porque a parte de muebles del IKEA poca cosa más hay... ¡Pueden llevarse los 3000 coches tirados en el salón! 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

INSTAGRAM

Publicidad

Lo mejor de lo mejor

Estoy en

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *