¿Qué buscas?

martes, 19 de noviembre de 2013

Los obstáculos del salón

Me hace gracia la gente que se queja de los obstáculos de la vida. Me río de esos obstáculos en comparación con el campo de minas que tengo instalado en mi salón.

Imagen de Con M de Mamá
La cosa empezó siendo manejable pero ha evolucionado totalmente hacia el desaste más horrible. La pila de juguetes nos llega a la rodilla.

Es curioso el tema, antes yo era capaz de llegar del punto A al B sin encender la luz y sin tropezar, así, porque si, sin necesidad ninguna, sólo por la pereza de no dar al interruptor. Ahora que lo hago con el convencimiento de estar salvaguardando el sueño de alguien es cuando empiezo a fracasar.

Antes sólo había que evitar la manta de juegos, ahora añado los cubos de muñecos (vacíos), los muñecos, los instrumentos musicales, algún chupete ocasional, y cuando parece que no hay nada más suele aparecer el nuevo columpio de la puerta, eso si es una trampa mortal y no las de Rambo. 

Y ese es sólo el principio, en el cuarto hay siempre una capa dudosa compuesta de toallitas húmedas, pañales  (no siempre limpios) y alguna prensa ocasional en un lugar estratégico del suelo. 

Una vez llegados a ese punto debes introducir al bebé dormido en la cuna, ¿fácil? No. Primero haces un requiebro para salvar el móvil, con medio niño colgado abres la cama, con la boca sujetas la manta,... Mientras rezas para que ese precario sistema de poleas humano funcione y no acabe con un llanto incontrolable y desconsolado. El índice de acierto no suele superar el 45%.


1 comentario:

  1. Con lo torpe que soy yo, ya me habría caído un par de veces al suelo... jejeje

    ResponderEliminar

INSTAGRAM

Publicidad

Lo mejor de lo mejor

Estoy en

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *