A salto de móvil: polidiota


¡Mis ojos! 

Comentarios