¿Qué buscas?

miércoles, 5 de septiembre de 2007

GLENDALOUGH O CORRE QUE LAS ITALIANAS NOS GANAN.

Parece que se ha extendido la idea entre Juanjo y Ro de que soy una necrófaga en potencia. Por eso cuando les dije que me tenían que llevar de excursión el domingo Rocío no tuvo ninguna duda y decidió que Glendalough era el lugar adecuado para visitar. Para los que no lo saben el nombre de este magnífico asentamiento monástico proviene del gaélico, Glenn da locha, que significa ‘el valle de los dos lagos’. Glendalough se encuentra 46 km al sur de Dublín, en el condado de Wicklow, donde el río Glenealo se une al río Glendasan, bajo los lagos Superior e Inferior. Gracias a los contacto de Ro organizamos la excursión a través de la oficina de turismo lo que nos permitió ver muchas más cosas y gracias al Dios de la lluvia lo vimos todo sin mojarnos mucho y muy a gusto.

Nos recogieron por la mañanita en O'Connell en un minibus donde nos sentamos copando las ventanas de ambos lados. Obviamente yo me puse en el lado equivocado. Soy brillante. La excursión iba llena a reventar y como había más gente sola los acompañados que subieron en la última parada tuvieron que sentarse separados. Si pensáis que eso no es un problema eso es que no conocéis a las españolas de veraneo.

En la primera parada del recorrido nos dejaron en Sandycove, a la orilla del mar para ver los ferrys y los señores de avanzada edad bañándose a pelo en el mar. Vimos también uno de los miles de museos de James Joyce (por fuera), la torre Martello donde james posiblemente pernoctara en dos ocasiones y regresamos al bus. Allí fue cuando la chica decidió sentarse con sus compañeros de la escuela de idiomas chuleándome el sitio y por tanto a su vez separando a las dos italianas que iban sentadas justo detrás. La guerra por los sitios había comenzado. La italiana me informó a mí de que le había chuleado el sitio. Yo la informé a ella de que me lo habían chuleado a mí. No se quedó muy a gusto entre otras cosas porque su deficiente inglés unido a su cara de odio le debió impedir entenderlo. Como se puso idiota la dejé despotricar pensando seriamente insultarla en su idioma.

Se me pasó cuando fuimos a ver la zona donde viven los famosos. Dalkey. Nos enseñaron el “peazo” castillo de Enya, la puerta de Bono (conocido “ejpresidente” de Castilla La Mancha como todos sabéis y “ejministro” de defensa, no os equivoquéis con el tipo de U2) y John Boorman que aunque algunos lo conocen por dirigir Excalibur los demás lo conocemos por su viaje en moto con Ewan McGregor y por creerse actor. Más tarde pasamos también por la residencia de Daniel Day-Lewis.

La segunda parada fue aún si cabe más emocionante. La parada del café. Nos dejaron en un cuco restaurante donde descubrimos los bollos más apetitosos de la historia de la humanidad. Comimos como limas por lo que pudiera pasar más tarde y estaba todo de muerte. Al regresar al bus con bastante tiempo vimos como las italianas estaban pegadas a la puerta del minibus con cara de psicópatas y al abrirse entraron como si les fuera en ello la vida para coger su sitio. Así que yo recuperé el mío y la chica española se sentó separada de nuevo.

Glendalough, la visita estrella nos esperaba. El guía nos explicó la historia de cada piedrecilla. Nos contó cosas curiosas sobre las High Cross, la torre, las iglesias y nos dejó partir para explorar el Upper Lake cual Frodo en busca de Mordor. El “LAGUITO” estaba muy bien, tenía sus cascaditas por todo el paseo y está claro por qué fue elegido para grabar películas como Excalibur. En la gran explanada aprovechando el buen día algún valiente irlandés estaba haciendo picnics con las impresionantes vistas del glacial.

Obviamente media hora antes las italianas estaban ya en le bus cuando llegamos. Era la hora de ingerir alimentos. Nos decantamos por un Pub que parece ser que pertenece al hermano de Enya (es que Irlanda es un pueblo) donde nos pusieron una ensalada de quesos muy exótica y muy rica acompañada de nuestra deliciosa y adorada Guinness. La tienda de regalos ocupó nuestros últimos minutos aunque no pudimos comprar nada ya que era todo terriblemente feo. Superado este trauma regresamos al autocar y para nuestra sorpresa éramos los últimos. No por llegar tarde, yo sostengo que eran dos minutos antes de la hora pero el resto siguieron a las italianas psicópatas y llegaron temprano. No sabemos a ciencia cierta si comieron o decidieron quedarse en la puerta lo que es seguro es que tenían su sitio.

La tarde la pasamos entre montañitas. El condado de Wicklow es conocido por esa zona a la que llaman muy originalmente “The Hills”. Muy verde, con muchas ovejitas, burros, ciervos y conejitos que fotografiamos porque parece que el guía opina que no tenemos de eso en otros países.

El Lower Lake fue uno de los paisajes más impresionantes. Juanjo sostendrá que es por aquello de que el lago imita una Guinness desde la altura (no se lo digáis pero tiene parte de razón). El viento era bastante impresionante, tanto que todas las fotos que me sacó Rocío salen movidas pero en esta se puede apreciar que puedes volar si te empeñas. Por esta zona pisó Clive Owen en Rey Arturo. Al regresar al minibus nuestro guía tenía una grata sorpresa: JAMESON. Un chupito por cabeza (aquellos que no lo saben Rocio y Juanjo viven justo al lado de la destilería, es un lugar que nos marcó). Las italianas consiguieron tirar el suyo ante el horror de todos los presentes dejando un nuevo ambientador en el coche.

Regresamos a Dublín contentos y felices ya que hacía un día precioso. Para matar el resto de la tarde nada mejor que una sesión de cine. Claro ¿pensáis que de vacaciones no voy al cine? Incautos, fui dos veces en cinco días. Soy adicta.

Y este fue el fantástico primer día.

¿Qué hemos aprendido hoy? The Vikings drunk beer in The Brazen Head in 1198.

2 comentarios:

  1. Oh! Con esto de que tengo visitas he tardado más de la cuenta en escribir mi post sobre Glendaluogh... te me has adelantado!
    Me consuela saber que al menos Juanjo será el último en escribir sobre la excursión... si es que se decide a escrbir algún día (cuando regrese de Sevilla)

    ResponderEliminar
  2. Me parece increíble que no les dijeses cuatro palabras a las Italianas de parte de tu amiga, que como sabes bien, es experta en hablar mal de algunos de ellos cuando están presentes y yo no lo se. jajajaja.

    En serio esos señores mayores se estaban bañando??? Si veo tus fotos súper tapada y me da la sensación de que hacia un frío del carajo!!!

    ResponderEliminar

INSTAGRAM

Publicidad

Lo mejor de lo mejor

Estoy en

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *