Era mi primer festival. Es decir, la primera vez que tenía que digerir quince películas en un lapso de tiempo escaso (cuatro días) lo que requería gran aguante y pocas horas de sueño.

Lo genial de los Festivales de Frikis es el ambiente de las proyecciones, con los cánticos y el público animando al zombie de turno es difícil sucumbir y quedarte dormido pero si hay algo que me ha quedado claro es que si vas sólo o mal acompañado es mejor suicidarte que aguantar estos maratones.

El límite de la realidad se sobrepasa al segundo día, en este caso a la altura del sábado. Se hace patente debido a los alarmantes síntomas de los espectadores:

  • Perdida de Capacidad comunicativa. Es la primera función básica que se pierde. Pronto te das cuenta de que no eres capaz de completar las frases y que conjugar los verbos en el tiempo correcto requieren varios segundos de reflexión. Olvidas los nexos de las conversaciones y los temas de los que hablabas con gran facilidad. La frase más recurrente es:” ¿Qué hora es?”
  • Mezclas cosas básicas en la cabeza: Primero afecta a la memoria a corto plazo (películas recientes) pero pronto se hace extensivo a las antiguas (Mars Attack) para acabar olvidando datos básicos como el nombre de las personas que te rodean o el tuyo propio.
  • Aparecen los primeros síntomas de agotamiento: pesadillas, alucinaciones y desconexión de la realidad.
  • Perdida de la noción del tiempo, no sabes qué día es, qué hora es y qué coño haces en el cine metido.
  • Mutación física: El cuerpo empieza a adaptarse a la butaca. Comienzas a notar como el tejido y la forma de tu asiento se adaptan perfectamente a ti.

Agravantes:

- La alimentación poco sana: Básicamente comprada en tiendas de frutos secos o chupada directamente de un tubo de Dulce de Leche o ingerida en cantidades industriales en un gallego, pero sobre todo, lo que nunca se debe tomar en una muestra de cine Fantástico son las Croquetas del Bar de al lado.

- Los subtítulos naranjas: Si malo es ver mucho cine peor es verlo en versión original subtitulado en naranja. Provoca dolor, enrojecimiento de los ojos y sobre todo visión borrosa (en realidad no era la película del cocodrilo la que estaba desenfocada si no nosotros).

- Cine malo y a horas raras: Lo más inteligente del mundo es para conseguir que la audiencia se enfrente a un reto programar cine japonés a la hora de la siesta y comedias románticas a la una de la mañana.

- Leti

Efectos secundarios del tercer día del festival:

-Agresividad desmedida: Algunos miembros del grupo empiezan a dirigirse al resto sólo con frases como “por tu puta culpa”, o sólo dicen “Bueeee”

-Falso sentimiento de euforia y síndrome de Dios (somos los mejores y punto)

-Fobia a cualquier cosa con imagen móvil, incluidas las pantallas del metro, este efecto durará por lo menos una semana.

-Desorientación, sueño y letargo durante las películas.

-Querer estar siempre haciendo cola.

- Cuando visitas tiendas de 20 duros o similares intentas leer los subtítulos cuando hablan sus dependientes.

- Todo parece tener sentido aunque sea ridículo: mandar el Chiqui Chiqui a Eurovisión, …

- Clasificas todo con estrellas incluyendo lo que bebes, comes o las bromas del de al lado.

- Se despierta un amor incomprensible e inusitado hacia Leticia Dolera.

Sucesos que no ayudan a mejorar la situación:

- Que las bromas sólo giran en torno al pseudodocumental japonés.

- Ir a ver cine gore y acabar saliendo de la sala con una muñeca hinchable (y después despojarla de la ropa cual hienas)

- Te das cuenta de que llevas más tiempo con tus compañeros de cine que lo que ha durado en total alguna de tus relaciones sentimentales.

Lo único que ayuda a mantener la poca cordura:

- Los compis de fatigas.

- La increible capacidad de algunos miembros (no miro a Heitor...) para cabecear en las pelis aburridas.

- No haber intentado jugar al Condemned 2.

- Gorronear camisetas.

- Intentar imaginar cual será la próxima brillantez de Leti.

- Conversar con el Robot de terminador 2, el único que decía cosas coherentes de todos los presentes.


Y después de sobrevivir a este festival sólo puedo decir que estoy deseando que llegue el siguiente. Eso es que soy muy sádica.


1 Comentarios

  1. Cuanta verdad dicha en tan poco espacio y cuanto resquemor hacia mi capacidad de desconexión... tranquila pequeña padawan, podré enseñarte el camino de la siesta selectiva.

    Besos.

    ResponderEliminar