Muchas de vosotras habréis experimentado la frustración al no encontrar sujetadores de vuestra talla. Incluso la resignación de comprar "en el que quepas" tras una búsqueda infructuosa. Los aros incrustados en el pecho o axila, que se escapan en la parte central, los retenes laterales haciendo morados... Y un largo etcétera que se traducen en molestias naturales en el pecho, espalda y cuello aunque también en dolores de cabeza y posturales. Yo era una de vosotras. Con un contorno grande y unos pechos bastante razonables para mi volumen al final encontré un sujetador relativamente fácil de encontrar y al que amé como si fuera mi salvavidas porque conociendo la talla no tenía ni que pasar por probador. Durante 20 años experimenté la alegría de perseguir ese modelo en todos sus colores posibles en las rebajas para ahorrarme unos eurillos. Y creía que era la mejor opción. 

En esta búsqueda incansable probé modelos recomendados por amigas, siempre con resultados terribles. Al final un cajón entero lleno de lencería incómoda que guardo incluso con etiqueta pensando que algún día podré ponérmelos  con alguna ropa especial. Pero no, eso no ha pasado después de años aunque me resisto a tirarlos a la basura pensando el dineral invertido. Otros instrumentos de tortura han pasado por mis cajones como los alargadores para corregir el contorno de alguna prenda que me gustaba especialmente. Pero me he dado cuenta de que el problema era que recurrir a grandes almacenes y mayoristas que no conocen los productos y se limitan a vender lo que tienen te siente bien o no. 

En las grandes ciudades están surgiendo pequeñas tiendas que asesoran sobre las tallas reales que necesitamos y que tienen una variedad de tallas por encima de lo que encontrarás en la mejor corsetería de El Corte Inglés. ¿Sabías que en estas tiendas trabajan sobre más de 200 tallas diferentes mientras en una superficie especializada de un gran almacén sólo contemplan en torno a 60 tallajes diferente? Y en la diferencia entre esas 200 referencias y las 60 estamos nosotras, las chicas con pecho generoso y contornos grandes. Las grandes olvidadas pero las que más dinero gastamos en este tipo de productos. Anecdótico. 

¿Qué es una asesoría de corsetería?

Hasta hace unas semanas no sabía que esto pudiera existir, me parece magia pura. Se trata de una reunión (presencial o virtual depende de dónde esté la tienda) donde te asesoran, te ayudan a dar con tu talla ideal, con el modelo más adecuado pero también a corregir defectos como costumbres a la hora de ponernos estas prendas. ¡Quién me iba a decir que a mis años me iban a enseñar a ponerme el sujetador correctamente!

De esa asesoría saldrás con varios conocimientos valiosos. El primero de ellos es que -posiblemente- conocerás la talla correcta y descubrirás que el ajuste perfecto es posible eliminando rozaduras y molestias y te despedirás esos terribles accesorios para alargar de forma poco natural los contornos de la lencería.

Tipos de sujetador.

Seguro que si te reto a poner dos o tres marcas de fabricantes de sujetador te costaría mucho dar nombres porque somos fieles a nuestra marca. Y si te pregunto que ese modelo que compras a qué tipo corresponde no serías capaz de explicarlo más allá de indicar si lleva aro o encajes. El mundo de los sujetadores es inmenso y aprender sobre tu pecho y lo que le conviene te va a simplificar la vida sobre todo si tienes pecho grande o si vienes de una lactancia y tu talla ha cambiado. Además  te abrirá la mente a marcas que trabajan con estas tallas y que no hacen sujetadores "de vieja", en resumen, te reconciliarás con tu pecho, con tu silueta y te sentirás emponderada dejando atrás muchos complejos. Es curioso como una prenda tan ninguneada puede tener tantos efectos psicológicos en su consumidora. 

Nociones básicas como diferenciar la talla de sujetador en contorno y copa será una de las grandes bazas que tendrás al terminar la asesoría, pero no la única, ya que cada tipo de pecho necesita una forma determinada para ser cómodo. De esa forma si tienes pechos generosos hay varias expresiones que te van a hacer la vida más fácil y la búsqueda del sujetador perfecto más llevadera son Full Cup y Balcony; los media copa o Balconete y los Plunge. ¿Te suena a chino?  

Pues en el primer ejemplo nos encontramos con sujetadores que cubren el pecho en su totalidad de forma que sujetan mejor, en función de tu tipo de pecho irá recomendado uno u otro modelo pero son perfectos para pechos cargados . Pero lo más llamativo es que estos sujetadores están diseñados para resistir, poseen costuras abundantes y su parte inferior es algo más rígida que los sujetadores normales (o pre forma) y por tanto parecen hechos a medida y aguantan perfectamente siendo los tirantes meros accesorios. 

Los sujetadores plunge se caracterizan por tener el puente central entre las copas más bajo de forma que son ideales para pechos que tienden a quedarse en su sitio, vamos, en el centro del torso, son muy vistosos para escotes y además muy resistentes. 

Y para terminar los sujetadores de media copa y balconette  tienen la unión de la copa con el tirante más baja y son especialmente indicados para aquellos pechos con mucha proyección. 

Y estos son los tres tipos que mejor se adaptan al pecho grande pero hay muchas, pero muchas más opciones. 

Si todo esto te parece ficción es porque estás pidiendo a gritos una reunión con una asesora en corsetería y en ese caso os recomiendo muchísimo hablar con Raquel, la propietaria de Gran Lencería.

Gran Lencería

Gran Lencería se encuentra situada en Burgos y es el proyecto de Raquel, ella entiende lo qué es ir a comprar un sujetador y acabar al borde de la ruina y además con una prenda inadecuada o incluso dolorosa. En sus asesorías te atenderá durante una hora y te explicará parámetros para saber si un sujetador te sirve o no y para, en un par de minutos decidir si es de tu talla o si te será cómodo de llevar. Así evitarás tener un cajón lleno de sujetadores que has puesto una sola vez y te resistes a tirar a la basura porque están nuevos. Yo te entiendo, no estás sola pero es que Raquel te va a entender aún mejor.

Gran Lencería no es una tienda de corsetería al uso. Está especializada en tallas peculiares, es decir, las que no acaban de encajar en tiendas normales. No sólo por perímetro de la prenda (para las gorditas) , también para chicas con perímetros normales pero con mucho pecho. 

¿Sabías que la talla del sujetador mide dos parámetros diferentes? La parte numérica es el contorno bajo pecho pero la copa es la capacidad de la mama, es decir, el volumen de pecho. Toda mi vida he pensado que el valor numérico afectaba directamente a la medida del seno en total, es decir, siempre me he obcecado en una talla que no era correcta por desconocimiento. Una vez asumido esto la búsqueda de la talla ideal y por consiguiente del sujetador perfecto está casi solucionado. Además en la tienda dispone de muchos modelos para probar y ver el que mejor se adapte a la forma de cada mujer. Uno de los beneficios de la asesoría en persona es que este proceso se lleva a cabo de forma más sencilla y puedes probar y recibir recomendaciones en persona. Pero no sufras, si realizas la consultoría online y el sujetador no se adapta a ti puedes realizar un cambio totalmente gratis para ajustar talla o modelo. 

Invierte en economía.

Si has comprado un buen sujetador y miras los precios de la tienda no los encontrarás descabellados, de hecho se ajustan bastante a lo que encuentras por el mercado, es más, las prendas especializadas pueden durar hasta el doble de tiempo sin deteriorarse de forma que amortizas la inversión sin problemas. Mucho mejor que comprar un sujetador pre forma y tenerlo muerto de risa por muy económico que fuera. Algunos sujetadores están en stock y te llegarán en un par de días, otros pueden tardar dos o tres semanas, en todo caso en la web (si lo haces directamente) te indican el tiempo de entrega de cada modelo. Si lo haces en web recuerda que con el código bebefriki tienes un 5% de descuento.

La consultoría tiene un precio de 10 euros que se descontará si haces un pedido en tienda, es decir, que si compras es gratis totalmente. Es más, seguro que en el futuro repites.

Mi experiencia.

Reconozco que al principio la idea de hablar de pechos me daba un poco de vergüenza pero cuando Raquel me mando tarea la cosa cambió. Medirse, poner posturas, y aprender un poco sobre la forma de mis pechos vía web hizo que me surgieran preguntas y me interesase especialmente iniciar la conversación para saber los errores que estaba cometiendo con la elección de mi sujetador. Os voy a confesar que hace 20 años que uso la misma talla y el mismo modelo porque después de búsquedas infructuosas y algún epic fail a la hora de innovar en rebajas arramplaba con todos los de mi talla en todos los colores que existen. Era la mejor forma de no andar en probadores, frustrándome porque no había tallas o porque media teta quedaba fuera. Además ya había interiorizado que cualquier molestia era normal, que los laterales molestaban porque era lo que había y una serie de cosas que me ha desmontado la consultoría. 

Creo que hay un antes y un después cuando entiendes que hay tallas que se adaptan a ti, modelos que te favorecen más y que puedes ahorrarte un buen puñado de dolores de espalda, cuello y cabeza sólo acertando con el modelo correcto. Es una experiencia recomendable, muy recomendable, que casi todas las mujeres deberían probar. Por otra parte después de una semana adaptándome al sujetador que me recomendó las molestias iniciales desparecieron y me encuentro a gusto, sin complejos y con una sujección total. Es más, sé que hay modelos, muchos modelos para elegir. Y colores, y opciones para determinadas situaciones. Puedo escoger un modelo sexy o un modelo cómodo y alternar diferentes tipos de sujetador, puedo hacer muchas cosas que hasta ahora no sabía que fueran posibles. 

No sólo la sensación de comodidad, también hay un antes y un después en la silueta. Al colocar los pechos de forma correcta la forma del cuerpo parece más estilizada, incluso te ves más delgada, la ropa te resienta mejor e incluso me he atrevido a rescatar en la ropa de primavera algún escote que me acomplejaba en el pasado. Es decir, la experiencia de compra ha cambiado mi forma de ver mi cuerpo en un grado que no creía posible. Yo no puedo estar más satisfecha. 

Datos  de interés: 

Dirección física: Calle Hermanas Mirabal, 46, Burgos

Web: GranLenceria

No dejes de probar la CALCULADORA DE TALLA DE SUJETADOR

0 Comentarios