Según un estudio de Multiópticas las estadísticas indican que el 70% de las personas entre 45 y 75 años no se consideran gamers pero que consumen una media de 1,3 horas jugando en dispositivos móviles. Eso son 33 minutos más que los adolescentes. El móvil se ha convertido en el aliado del trasporte público, de las esperas en los médicos o la evasión en el parque mientras juegan los peques para padres y abuelos. Y ¿Sabéis qué? Los juegos de móvil son muy beneficiosos para todos. Fomentan el ingenio, la capacidad lógica, la estrategia, la capacidad espacial, la resolución de problemas, refuerzan la memoria… Así que jugar es bueno, tengas la edad que tengas. Con ese motivo se lanzó la campaña Screen Wolves como parte de la iniciativa que ya iniciaron el año pasado con la rompedora campaña de la cuna para bebés con pantallas. En ella pretenden entablar diálogo pero también reflexionar sobre el uso que damos a la tecnología y su manejo consciente. 

Hace unos años me llegó una notificación a Facebook curiosa. Mi padre quería ser mi amigo en el Candy Crush. Ignore la petición y a la semana me recriminaron mi acción.

- Pues me aceptas y dices que sí para que me den más vidas, no te cuesta nada.

No jugaba (y no juego) al Candy Crush, pero a día de hoy mi madre aún coge la Tablet y se pone a pasar niveles con la tele de fondo. Por supuesto para ellos no es un “juego” porque no se juega en consola, pero la realidad es que se juega en una pantalla así que la mala noticia es que sí lo es. 

En la pandemia encerrados en casa pasó algo bastante curioso. Nos aficionamos a jugar al Pokemon Go. Puede ser anecdótico ya que es un juego que requiere salir a caminar pero el número de eventos y la adaptación del juego hacía que pudiéramos avanzar bastante, además el peque podía participar e incluso las interacciones con los amigos virtuales aumentaron. ¿Adivináis quien se ha convertido en un maestro Pokemon? ¡El abuelo! Casi me ha alcanzado cuando soy de las pioneras que llevan desde el primer día a la caza del Pokemon. Una vez más este juego no se considera un “videojuego” pero la realidad es que el tiempo de pantalla que consume es muy alto. 

Responsabilidad y cuidado.

Lo realmente importante es que recordemos que hay que tener mucho cuidado con la vista cuando median pantallas. No importa la edad que tengas. Es necesario disponer de aparatos modernos, controlar los brillos, las horas de exposición y en caso de llevar gafas intentar contar siempre con protección de luz azul. ¡Ojo! Mucha gente sin graduación también está comprando gafas con este filtro con cristal sin modular como una herramienta más para su trabajo y para conservar su salud visual. 
Tan importante es hacerlo si pasas 8 horas delante de un ordenador como si lo haces por ocio. Además, hay determinadas señales sobre las que hay que tener cuidado y que podéis consultar en la sección de uso responsable de Screen Pollution. 


Detalles como la sequedad de los ojos, insomnio, miopía o dolores de cabeza son síntomas que deberían llevarte a consultar con tu oftalmólogo ya seas gamer de verdad o de “mentirijilla”. 

La campaña Screen Wolves

Para terminar, no queremos dejar de brindaros la oportunidad de que disfrutéis de la fantasía creada por Multiópticas con Celia Villalobos que protagonizó el debate viral sobre la procedencia de ese equipo Esports llamado Screen Wolves . Generó gran expectación entre los gamers de verdad, pero que en realidad iba dirigido a sus padres. A mí me parece una obra maestra. 

0 Comentarios